Make your own free website on Tripod.com

 

ALMA Y MATERIA

 

Dicen que la nieve es cruel,

y aunque prefiero el calor;

le temo al hielo interior

más que al frío de la piel.

Una sonrisa de miel

 

es el suéter que bendigo...

Si el invierno está conmigo

y traspasa mi camisa,

quizá logre una sonrisa

lo que no puede un abrigo.

 

--Luis Mario

 

DE PROFUNDIS

 

!Te perdí para siempre...El torbellino

de la ciudad te arrebató inclemente.

Ya nunca volveré a besar tu frente

ni beberemos juntos nuestro vino.

 

La vida bifurcó nuestro camino;

ya no vamos del brazo alegremente,

ni apaga nuestra sed la misma fuente,

ni tú oyes mi canción, ni yo tu trino.

 

Y no hubo ni un adiós. Fue lo insondable:

El silencio...el dolor...lo irremediable;

la atroz sonrisa y la fingida calma...

 

Después, cargué mi amor, rígido y yerto.

Lloré mucho; recé, velé a mi muerto,

y me enterré el cadavér en el alma.

 

--Hilarión Cabrisas

 

 

TUYA

 

En silencio la calle donde tu puerta gime;

llegaré en la penumbra de una noche sin luna.

Y vibrarán los ecos fantasmales del polen,

acunado en mis horas taciturnas y solas.

Me detendrán tus sauces, o tus corceles briosos;

me detendrá la brisa o cantará la cuna;

mas traspondré ansiosa la tenebrosa puerta

y contra todo y todos,

SERE TUYA

 

--Angela F. Colombo

 

 

PORFIAS

 

Si el orgullo te lleva a la porfía,

no trates por despecho de engañarme,

¿es que me quieres tanto todavía,

que no tienes valor de perdonarme?

 

--José Manuel Cuscó

 

 

EL DIA QUE YO MUERA

 

El día que yo muera

ten presente el amor

que yo te di.

El día que yo muera,

ese día, te acordarás de mí...

 

Y entonces tu memoria

buscará años atrás,

y recordando todo

sabráss cuánto te quise

y cuánto yo te di...

 

Cuando en la primavera

ansiaste mi sonrisa,

mi sonrisa te di...

Y llegando el otoño

te hacían falta caricias

y no me alejé de tí.

Y en el invierno triste

tuviste mi calor...

 

Mas cuando vino el verano

y me dijiste: --Adiós...

no es vida ya mi vida,

pues desde aquel verano

murió mi corazón.

 

--Luis Travieso Acosta